¿Cómo motivar a tus hijos a que estudien en sus vacaciones?

Si los niños en etapa escolar no mantienen un ritmo mínimo de estudios durante vacaciones pueden sufrir un grave desfase académico

¿Cómo motivar a tus hijos a que estudien en sus vacaciones?

Una buena opción para que estudien sin renunciar a la playa

 Acabadas las fiestas de fin de año, todos los padres de familia se hacen la misma pregunta: ¿pongo a mis hijos en vacaciones útiles escolares o nos vamos todos a disfrutar de la playa? Si bien el verano es sinónimo de diversión y relajo, también es cierto que después de algunas semanas de abandonar las aulas los niños y niñas empiezan a olvidar los conocimientos adquiridos durante el año. 

[Smartick: el método más fácil y divertido para destacar en matemáticas]

El temido desfase académico de verano 

“Es verdad que en verano corresponde un descanso en el ritmo de estudio, pero ello no significa que debe ser un paro total en el aspecto académico. Sin actividad intelectual, el cerebro se entumece como si fuera un músculo. La brecha entre los niños que estudian en verano y los que no lo hacen es muy notoria”, explica Javier Arroyo, Cofundador de Smartick.

Según un estudio de los sociólogos Kart Alexander y Doris Entwisle de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos) el 65% del desfase entre estudiantes de primaria se explica por diferencias de aprendizaje durante el verano. Entonces ¿mis hijos deben renunciar a disfrutar de la playa y quedarse en la ciudad para estudiar? ¡Para nada! 

[Cuatro consejos para incentivar la lectura en los niños]

Vacaciones útiles incluso en la playa 

Gracias a la tecnología podemos acceder a propuestas innovadoras como el aprendizaje online, que no requieren de contratar a un profesor, comprar libros o de un aula para repasar. Un ejemplo es el método Smartick, un plan de ejercicios online de solo 15 minutos diarios que incluye lógica, razonamiento matemático, cálculo y problemas.

Otras recomendaciones para motivarlos a estudiar

Combinar el estudio con ocio: utilizar libros, películas, manualidades, puzzles o aplicaciones móviles harán que perciba el estudio como un momento agradable del día y no como un castigo.

Utilizar el premio: puedes dar puntos por día de estudio bien hecho y canjearlos el viernes por un premio especial. Un día en el parque de atracciones, prepararle su comida favorita o un juguete.

Establecerle un horario: los especialistas indican que el mejor momento para hacer los deberes es después del desayuno. En ese momento del día no hace tanto calor, están más descansados y además tendrán el resto del día para jugar.

 

ETIQUETAS: