Cosas que jamás debes tirar al inodoro ¡La razón te conmoverá!

¿Qué puede provocar una simple toallita húmeda? Quedarás impactado al conocer la respuesta

Cosas que jamás debes arrojar al inodoro

Usar el inodoro como si fuera un bote de basura es una mala costumbre que se ha extendido en muchos hogares del mundo, pues solo les basta con jalar la cadena y, según quienes lo hacen, lo que estorba se irá y no pasará nada. Sin embargo, aunque ellos no lo vean, esta práctica provoca un enorme daño al medio ambiente.

Desde una simple toallita húmeda hasta aceite de frituras, son algunos de los productos que se arrojan por el inodoro. Estos no solo atascan las tuberías de alcantarillado, sino que contaminan el agua de los mares y ríos atentando contra la vida marina, incluídas flora y fauna.

Pero, ¿qué cosas suele arrojar la gente al inodoro? Aquí algunas de ellas:

• Toallas húmedas, pañales, tampones, algodones y preservativos: éstos son los productos que con mayor frecuencia se vierten al inodoro y los que mayores atascos ocasionan en los sistemas de saneamiento.

• Lejía y amoníaco: si bien las usas para limpiar el inodoro, la lejía contiene sustancias muy contaminantes para el medioambiente. En el caso de verterlos, lo mejor es asegurarte de que estén bien diluidos en agua. Otra alternativa es usar productos naturales como el bicarbonato de sodio, jabón neutro o vinagre.

• Detergente: contiene fosfatos que en contacto con el agua pueden favorecer la proliferación de algas en prejuicio de otros seres vivos.

• Aceite: se forman bolas de grasa que pueden generar atascos, además a las depuradoras les resulta muy complicado separarlo del agua, por lo que termina siendo vertido en el entorno natural. 

• Cigarros o colillas: no se degradan con facilidad y lo más seguro es que se queden flotando sobre el agua. Se necesitará más de dos descargas de la cadena para que puedan ser perdidos de vista, es decir unos 8 litros fácilmente. Todo ello unido a la cantidad de químicos que libera un cigarro en la red de aguas fecales.

• Medicamentos o cosméticos: todos ellos pueden generar alteraciones en el desarrollo de los organismos vivos que estén en contacto con las aguas en las que sean vertidos, llegando incluso a generar problemas genéticos y disfunción sexual.

• Pinturas y otros productos químicos: lo mejor es depositarlos en un punto limpio, en sus envases originales. Los productos químicos, por los que están compuestos, son altamente contaminantes.

• Tubos de papel higiénico: que pese a que aparentemente son biodegradables tardan mucho tiempo en descomponerse.

¡Sé consciente y cambia tus hábitos!

No olvides colocar una papelera en el baño para deshacerte de estos objetos que atascan las tuberías y dañan tremendamente al ecosistema. Asimismo, opta por separar la basura y reciclarla.

Con estas medidas no solo garantizarás el ahorro de agua, sino una adecuada conservación del medioambiente y los sistemas de saneamiento de hogares y ciudades.

Todo esto puede salir de una alcantarilla si no evitas arrojar productos que atoran las tuberías y dañan el medio ambiente: