Caos en Lima: conductores y peatones imprudentes en la Vía de Evitamiento

Conductores dejan a pasajeros en paraderos no autorizados pese a presencia policial en la zona

Tráfico en la Vía de Evitamiento. América Noticias

Lima cada día vive más saturada por el tráfico que se genera en horas punta. Aquellas personas que quieran ir desde Puente Piedra hasta la Vía de Evitamiento pueden demorar dos horas y luego quedarse otro tanto solo para pasar por el intercambio vial de Caquetá con la Panamericana Norte.

[LEE: El tráfico en el Cono Norte, un problema de nunca acabar]

Camiones, vehículos de transporte público y otros generan que solo el cruzar el intercambio vial tome media hora. La Vía de Evitamiento permanece saturada en la zona del Rímac.

Los vehículos de transporte público suelen dejar y recoger pasajeros fuera de los paraderos señalados. Esto pese a que inspectores de tránsito y policía se encuentran en el lugar.

La congestión también se registra en la Vía Expresa donde al día circulan 100 mil del dos millones de autos que hay en la ciudad. Luis Quispe Candia de la ONG Luz Ámbar cuenta que la mencionada construcción continúa igual desde hace 45 años.

El plan original era que la Vía Expresa llegue hasta el puente Atocongo. Sin embargo, la obra nunca se concluyó. Otras vías como la de la avenida Morales Duarez, donde se encuentra el puente, también presentan congestión debido a que se vienen construyendo el puente desde hace algunos años.

En tanto, el gerente de Transporte Urbano de Lima, Álvaro Castro, menciona que los inspectores se encuentran verificando que los vehículos informales no se queden estacionados en las vías esperando pasajeros.

Otros puntos críticos de la ciudad son la avenida Garcilaso, Paseo Colón y 2 de Mayo, como puede observarse en el mapa de arriba.