Odebrecht: en terreno de Miguel Atala se construyó una estación del Metro de Lima

Predio tiene como dirección la calle José Rivera y Dávalos N°555 en El Agustino

Terreno de Atala vendido a Odebrecht. Foto: captura de video

Todo indica que aún hay mucho por desentrañar en el caso de los 900 mil dólares pagados por Odebrecht al exvicepresidente de Petroperú, Miguel Atala, en el año 2007. 

La semana pasada, el descubrimiento del diario El País de España movió el avispero local. La defensa de Atala dijo que el depósito en una cuenta de la Banca Privada de Andorra, que aparece en un documento confidencial de esa entidad bancaria, se debió a una transacción inmobiliaria producida ese año. 

Cuarto Poder ubicó el terreno de la supuesta compra-venta, el cual Julio Rodríguez, abogado de Miguel Atala Herrera aseveró que funcionaba como un depósito de materiales.

LEE: Caso Lava Jato: inmueble vinculado a Atala será incluido en investigaciones

“Yo tengo el contrato de compra venta que se firma con la empresa, en ese contrato de compra y venta, exactamente el predio es el de José Rivera y Dávalos N°555 en el distrito de El Agustino. […] Lo han utilizado permanentemente como una especie de almacenamiento de materiales”, afirmó la semana pasada Rodríguez. 

Sin embargo, la descripción del inmueble hecha por el abogado difiere bastante de lo que encontró Cuarto Poder. Un pasaje en muy mal estado, con la puerta principal oxidada y basura por doquier. 

Si tenemos en cuenta que el área del terreno que Odebrecht le compró a Inmobiliaria Toscana, empresa vinculada a Atala Herrera, era de más de 21 mil metros cuadrados, se nos ocurrió lanzar un drone para saber qué había más allá de este misterioso pasaje.

La sorpresa fue mayúscula al encontrar un terreno de más o menos una extensión de más de 50 metros, en el cual existe un pequeño codo que lleva hacia la explanada de la estación El Ángel del tramo 2 de la Línea 1 del Metro de Lima. Muy cerca del cementerio del mismo nombre y del Presbítero Maestro, el otro antiquísimo camposanto limeño. Ante esto, surge la interrogante, ¿cuál fue el supuesto terreno que le vendió Inmobiliaria Toscana a Odebrecht?  

LEE: Odebrecht habría pagado US$ 900 mil a exdirectivo de Petroperú

Esta semana, Cuarto Poder volvió a hacerle la consulta al abogado Rodríguez, quien cambió su versión sosteniendo que ahora había recabado mayor información. Sostuvo que el terreno que le vendió Inmobiliaria Toscana a Odebrecht, cuyo importe de dinero acabó en una cuenta en Andorra, fue el terreno donde luego se erigió la estación El Ángel del Metro de Lima

“Al momento de la venta del terreno, para los vendedores no tuvo ninguna finalidad especial, no se les informa para qué compra, simplemente había un interés en vender y un interés en comprar”, aseveró Julio Rodríguez.

Sin embargo, en la primera página del contrato privado de transferencia de posesión del bien inmueble suscrito entre Inmobiliaria Toscana y Odebrecht se lee en la cláusula primera:

Antecedentes en la que se indica que “Inmobiliaria Toscana SAC mantiene y ostenta de manera pública derechos posesorios sobre el área de terreno constituido por el predio ubicado en jirón Rivera y Dávalos 555”.

Más abajo se lee: “El referido predio cuenta con los siguientes antecedentes registrales, I tomo 36 fojas 403 y II tomo 36 fojas 409, en la Oficina Registral de Lima y Callao”.

Teniendo en cuenta esta información que obra en el mismo contrato entregado por el abogado de Miguel Atala, fuimos a Registros Públicos y encontramos la documentación a la que hacía referencia. Según esta documentación el terreno total está subdividido en dos: uno de 5,914.29 m2 y otro de 14,758.82 m2 vinculados a la Beneficencia Pública de Lima desde el siglo 19, por lo menos. 

Antes, fueron tierras de labranza ubicadas entre las antiguas portadas de Barbones y Maravillas, muros que protegían a Lima, y que datan de la época de La Colonia. Según el registro, en febrero de 1962, el Estado oficializó la adquisición del dominio de ambos predios en mérito de habérselos adjudicado a la Sociedad de Beneficencia Pública de Lima. No hay registro de venta de estos terrenos a particular alguno en todos estos años. 

Sin embargo, en abril de 2011, la Superintendencia de Bienes Estatales entregó de manera gratuita ambos predios inscritos en esta partida a la Autoridad Autónoma del Tren Eléctrico, para las obras del tramo 2 de la Línea 1 del Metro de Lima, a cargo de un consorcio que era liderado por Odebrecht.

Es decir, el Estado le dio de manera gratuita a la Autoridad Autónoma del tren eléctrico un terreno de dimensiones similares al que cuatro años antes, en diciembre de 2007, Atala Herrera le había supuestamente vendido a Odebrecht por la suma de 1  millón 312 mil dólares, que ahora sabemos acabó en la Banca Privada de Andorra

“Lo que sucede lamentablemente en todos los predios en el Perú es que no hay un registro catastral que no arroje en algunos aspectos que existen superposiciones sobre todo cuando el volumen del predio es tan grande”, refirió Rodríguez.

Si  lo que dice Rodríguez se ajusta a la verdad, se trataría de una superposición de derechos sobre terrenos de dimensiones parecidas. Según los Registros Públicos, el Estado tuvo derechos sobre el terreno desde 1962 de manera oficial y por los menos lo reclamó como suyo desde las últimas décadas del siglo 19. Hasta que en el 2011 lo entregó de forma gratuita para la construcción del Tren Eléctrico. 

Por su parte, Inmobiliaria La Toscana, según este contrato, tiene derechos posesorios sobre esta área desde 1992. Fue posesionario, no dueño, es decir ocupaba el predio, pero no fue propietario del mismo, por lo que no existía el inmueble como tal inscrito a su nombre en Registros Públicos.      

El terreno vendido por la empresa de Atala a Odebrecht en el 2007 fue de 21 mil metros cuadrados y tiene como dirección el 555 de Rivera y Dávalos. El área que el Estado peruano le dio a la Autoridad Autónoma del Tren Eléctrico en total alcanzó los 20,673.11 metros cuadrados y como dirección figura la Avenida Locumba, por donde hoy pasa el Metro de Lima.

¿Estaríamos hablando de dos terrenos distintos, con algunas partes superpuestas? Si fue así, ¿por qué el predio que vendió Atala figura en Registros Públicos con los mismos antecedentes del predio que cedió el Estado?

Buscamos la versión de la Superintendencia de Bienes Estatales y al cierre de esta nota no habían emitido un comunicado oficial, pero dada la importancia del hallazgo decidimos hacer pública esta información. 

Odebrecht le pagó en el 2007 a una empresa de Miguel Atala más de un millón 300 mil dólares por un terreno, metros cuadrados más metros cuadrados menos, que cuatro años después el Estado cedió de forma gratuita para que Odebrecht en consorcio llevara a cabo una de sus obras más importantes en el país. 

¿La constructora brasileña no se dio cuenta que estaba haciendo un negocio, por decirlo menos, poco atractivo para sus intereses al adquirirle este predio a una empresa de Atala? La constructora brasileña no quiso emitir ninguna opinión sobre este reportaje justificándose en las investigaciones en marcha en el Ministerio Público. 

Sin embargo, ¿qué pudo funcionar acá entre en el 2007, año en el que Odebrecht le compra el predio a Atala, y el 2011, año en el que el Estado cede el terreno de forma gratuita? Según las floristas del cementerio El Ángel, en ese lugar funcionaba una cancha de fútbol.

LEE: Odebrecht contrató con hijo de Luis Nava durante segundo gobierno de García

En esta historia, hay aún mucho por desentrañar. Algunos medios, han sostenido que familiares de Yamil Tali, el supuesto apoderado de Inmobiliaria Toscana ya fallecido, nunca firmó el contrato de transferencia de posesión con Odebrecht y que la defensa de Atala ha mostrado como prueba ineludible de que hubo transacción. 

Lo cierto es que el acuerdo entre Atala, con vinculaciones sólidas con el partido aprista, y Odebrecht está relacionado a la construcción del Metro de Lima, un caso sobre el que hay una investigación en la Fiscalía con varios detenidos, entre los que figura el exviceministro Jorge Cuba Hidalgo, y el ex funcionario Edwin Luyo Barrientos.