Susana de la Puente Wiese: de banquera a embajadora en el Reino Unido

La banquera no es nueva en el entorno de PPK. Es conocido su apoyo a las campañas presidenciales

Su cercanía al poder no era algo nuevo

El nombramiento de la banquera Susana de la Puente Wiese como embajadora del Perú en Reino Unido fue una de las noticias más comentadas, después del Desfile Militar. Las redes  sociales estallaron en comentarios por la sorpresiva  designación.  

LEE MÁS | Susana de la Puente es la nueva embajadora del Perú en el Reino Unido

El perfil de De la Puente, lejos de las delicadas formas de la diplomacia de carrera, es el de una ruda y exitosa banquera forjada en una de las instituciones más selectas del Wall Street gringo: el banco JP Morgan, un gigante financiero que le presta dinero a varios países del mundo y del que Susana de la Puente fue directora importante hasta el 2007.  

La banquera no es nueva en el entorno de PPK. Es conocido su apoyo a las campañas presidenciales “ppkausas” del 2011 y el 2016, y su ubicación estuvo siempre en el círculo más cercano y selecto del ahora presidente de la República. Por eso, para PPK, De la Puente es “Lady Su”.  

Ella misma dejó en claro en setiembre del 2012, en una conferencia en la Universidad del Pacífico, cuál fue su papel en esa campaña. Fue, según su propia confesión, la jefa de la campaña electoral de su amigo de vieja data.  

Entre las campañas presidenciales del 2011 y 2016, Susana de la Puente también se dio tiempo para canalizar fondos para hacerle frente a la campaña de revocatoria contra la entonces alcaldesa de Lima Susana Villarán, en el verano del 2013. Una foto de aquellos momentos, junto a otro financista pro Villarán, Salomón Lerner Ghitis, fue un clásico en aquel entonces.  

Esa incursión directa en la política nacional ocurrió cuando ‘Lady Su’ ya no era la influyente banquera del JP Morgan, organización a la que perteneció desde 1984 hasta marzo del 2007.
Antes de eso, en calidad de banquera más importante de ese gigante inversionista para América Latina y el Caribe, De la Puente jugó un rol clave en los asuntos financieros del Perú.

Desde el JP Morgan, ella misma llevó a Kuczynski al fondo de inversión de Nueva York, en referencia al parecer a la controvertida emisión de bonos soberanos peruanos hecha en el 2002, cuando PPK era ministro de Economía de Alejandro Toledo y el Perú volvió, de la mano del JP Morgan, al mercado de valores mundial, tras largos 74 años de ausencia.  

Pero su cercanía al poder no era algo nuevo. Desde los 90 su figura destacaba no solo por ser una ejecutiva de alto nivel del JP Morgan, sino por ser organizadora central y entusiasta anfitriona de los principales eventos donde Alberto Fujimori y su ministro de Economía Jorge Camet se reunían con banqueros e inversionistas internacionales, como aquel famoso Road Show organizado por el JP Morgan para que el Estado peruano ponga en venta sus acciones en Telefónica 1,500 millones de dólares.  

A fines de los 90 en una entrevista concedida a una revista, le preguntaron sobre las denuncias por violaciones de derechos humanos contra el régimen de Fuimori. De la Puente respondió que “los temas sobre derechos humanos tienen más importancia dentro del Perú que afuera”. Para entonces, hacía años que la comunidad internacional condenaba los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta, entre otros.  

LEE MÁS | Cancillería prohibió a sus funcionarios asistir a evento en la embajada de Francia

Por aquel tiempo también era público que el Banco Wiese, del padre y hermanos de Susana de la Puente, tenía como clientes a dos de los principales testaferros de Vladimiro Montesinos, Alberto Venero y Humberto Rosas. A fines de 1998, cuando el Wiese estaba a punto de cerrar una operación de fusión con el Banco Lima Sudameris, se supo de la crítica situación del primero por malos créditos que superaban los 300 millones de dólares. Entonces, el ministro de Economía de Fujimori, Víctor Joy Way, firmó un decreto de urgencia para avalar al banco en esa operación, el llamado “salvataje”.