Oficinas de First Capital y Odebrecht Perú estaban ubicadas en el mismo edificio

Según un esquema, Westfield Capital y First Capital prestaron asesoría financiera  a Odebrecht en la búsqueda de dinero para la ejecución de la Interoceánica y de Olmos    

Pedro Pablo Kuczynski (PPK) y Gerardo Sepúlveda. Foto: captura de TV

La imagen del presidente rodeado de muchos, más no todos, de sus ministros y congresistas fue el anuncio de lo que vendría. Hubo rostros que lo decían todo. Pedro Pablo Kuczynski (PPK) aparecía ligado al cobro de servicios hechos a Odebrecht no solo por la empresa First Capital, de su amigo y socio, el magnate chileno Gerardo Sepúlvera, sino por su propia empresa Westfield Capital. La estrategia de defensa de PPK para intentar escapar de la vacancia apunta a establecer una línea divisoria entre él y Sepúlveda.
 
Endosar la responsabilidad a Sepúlveda fue el eje de su tardío mensaje del jueves, cuando ya ajustaba su cuello la soga fujimorista del ultimátum para que renuncie a la presidencia. 
Pero los salvavidas llegan de donde menos uno lo espera. En la misma línea de llevar el lodo hacia Sepúlveda, el que hasta la víspera era su verdugo, la empresa Odebrecht, que alcanzó toda la información sobre el presidente a la Comisión Lava Jato, el sábado aclaraba a través de una entrevista publicada por el diario La República, que los contratos que suscribió con Westfield Capital en los tiempos en que Kuczynski era ministro de Alejandro Toledo, fueron legales y no fachadas para pagar sobornos. Contratos suscritos únicamente con Gerardo Sepúlveda, ninguno con PPK
 
 
Un giro que podría darle apenas un respiro al jefe de Estado y la posibilidad al menos de defenderse incluso fuera de los plazos que quiere imponerle el fujimorismo. Pero, lejos del ajedrez político y de los tanques de oxígeno para este gobierno ¿Cuál es la verdadera responsabilidad del presidente en estos cobros y asesorías? ¿Cuál es su vínculo real con Gerardo Sepúlveda y con las empresas Westfield y First Capital?  
 
PPK era de sobra el más recorrido e importante de los ministros que entonces tenía Alejandro Toledo. Resulta difícil creer que ignoraba que su varias veces socio, Sepúlveda, hacía tratos con Odebrecht para obtener fondos para la construcción de la Interoceánica y de Olmos.
 
Lo que señalan las fichas registrales de la empresa Westfield Capital, que obran en la División de Corporaciones del Departamento de Estado de Florida, es que, desde su fundación en 1992, hasta abril del 2016, Kuczynski fue consecutivamente el oficial y director de esa firma. Formalmente, nunca dejó de serlo, incluso en los años clave 2004, 2005 y 2006, cuando era ministro de Economía y después presidente del Consejo de Ministros de Alejandro Toledo, y aprobaba normas y grandes presupuestos para la construcción de la Interoceánica y de Olmos, precisamente, las obras por las cuales Westfield Capital y First Capital asesoraron a Odebrecht
 
Así se muestra en un documento de First Capital del año 2008, catalogado de “privado y confidencial”, que por primera vez es presentado en su integridad. 
 
Como ya es sabido, aquí First Capital lista sus principales transacciones con importantes empresas y proyectos, entre ellas, Interoceánica y Olmos en el Perú, y da cuenta de su experiencia en operaciones financieras internacionales. Pero también presenta a sus principales ejecutivos: Pedro Pablo Kuczynski y Gerardo Sepúlveda. El presidente ha dicho que no sabía de esta situación; lo concreto es que allí figura su nombre, en un documento hecho para atraer importantes clientes. 
 
Pero la página tal vez más interesante sea la que contiene un organigrama de la estructura del grupo empresarial liderado por LAEFM, Latin America Enterprise Fund Management, que es como la matriz de todas las empresas que operan en el número 2665 South Bayshore Drive, pisos 7 y 11 de Coconut Grove, en Miami, Florida, y cuya dirección y sociedad comparten Kuczynski, Sepúlveda, el colombiano Eduardo Elejalde y el peruano Fernando Montero. 
 
Aquí se observan dos líneas de negocio de Latin American Enterprise Fund Management: la primera, a la izquierda, la administración de fondos, y la segunda, a la derecha, la asesoría financiera. Las firmas encargadas de este rubro son Westfield Capital, de Kuczynski, y First Capital, de Sepúlveda. Ambas cumplen, en el esquema, una misma función. Las dos son las que prestaron asesoría financiera a Odebrecht para la búsqueda de dinero, en la banca internacional, para la ejecución de la Interoceánica y de Olmos. 
 
Hay otro dato. En los anexos de la denuncia que hizo hace tres semanas el congresista Manuel Dammert, existe una impresión de la desaparecida página web de First Capital que ha pasado desapercibida, y que da cuenta de las oficinas de la compañía en Miami, Lima y Santiago de Chile. Fíjense en la dirección de la sede peruana abierta en enero del 2009: Víctor Andrés Belaunde 280, piso 601, San Isidro. Es en este mismo edificio, en el piso inmediatamente inferior, el quinto, funcionaba Odebrecht Perú. Curiosas coincidencias. 
 
Para entonces, según la relación de pagos que envió a inicios de semana Odebrecht Perú a la comisión Lava Jato, Westfield Capital había recibido, entre 2004 y 2007, US$ 782,207. PPK había sido, entre el 2004 y julio del 2006, ministro de Economía y luego presidente del Consejo de Ministros y presidente de Proinversión, y tomaba decisiones sobre los megaproyectos Interoceánica y Olmos, como lo vamos a ver más adelante. 
 
En el caso de First Capital, recibió pagos de la firma brasileña entre el 2010 y el 2013, por US$ 4’043,941. 
 
Los hechos referidos a los proyectos IIRSA Sur y Olmos, en los que First Capital y Westfield Capital prestaron asesoría financiera a Odebrecht, vistos en forma cronológica, ofrecen otra perspectiva. 
 
22 Julio 2004:
Proinversión, el Gobierno Regional de Lambayeque y Odebrecht firman en Palacio de Gobierno el contrato de concesión del Proyecto Trasvase Olmos. 
 
26 noviembre 2004:
4 meses después, Odebrecht paga US$ 10,081 a Westfield Capital por concepto de “reembolso de gastos”.
 
9 febrero 2005:
El Ministerio de Economía aprueba el Decreto Supremo 022, que exonera a IIRSA Sur de la aplicación de normas del SNIP
 
Aunque Kuczynski era ministro de Economía, el decreto fue firmado por el ministro encargado, José Ortiz, y claro, por el presidente Toledo. 
 
19 mayo 2005:
El ministro de Economía Pedro Pablo Kuczynski suscribe un contrato con la CAF para obtener un crédito de US$ 77 millones para financiar parte del Proyecto Trasvase Olmos.
  
25 mayo 2005:
Días después, Odebrecht paga US$ 20,000 a Westfield Capital por concepto de “comisión fija, estructuración y colocación”. 
 
4 de agosto 2005:
Proinversión, presidido por Kuczynski, firma en tiempo récord, en Palacio de Gobierno, el contrato de concesión para la Interoceánica, pese a las observaciones y objeciones de la Contraloría. 
 
29 setiembre 2005:
Odebrecht paga US$ 10,604 a Westfield Capital por el concepto de “reembolso de gastos”. 
En Chiclayo, el presidente Toledo, el premier Kuczynski y el ministro de Economía, Fernando Zavala, aprueban el Decreto Supremo 014-2006-EF, que otorga garantías al contrato de concesión de Trasvase Olmos. 
 
16 febrero 2006:
El presidente Toledo, el premier Kuczynski y el ministro de Economía Fernando Zavala aprueban el Decreto Supremo 018-2006-EF, para un endeudamiento vía emisión de bonos soberanos por S/. 2,132’000,000. 
 
Luego vendría el inicio de las famosas adendas que permitieron el escandaloso incremento de los costos de la Interoceánica Sur a favor de Odebrecht y de sus socias peruanas Graña y Montero, ICCGSA y JJC, como ya hemos documentado en este programa. 
 
24 febrero 2006:
Se firma la primera adenda de los tramos 2 y 3 de la Interoceánica Sur. 
 
22 marzo 2006: 
Un mes después, Odebrecht paga US$ 21,794 a Westfield Capital por concepto de “reembolso de gastos”.
 
16 junio 2006:
Se firma la segunda adenda de los tramos 2 y 3 de la Interoceánica Sur. 
 
26 julio 2006:
Se firma la tercera adenda de los tramos 2 y 3 de la Interoceánica Sur. 
 
Y dos días después, finalizó el gobierno de Toledo y también la gestión en la PCM y en Proinversión de Kuczynski. 
 
 
El presidente ha señalado, reiteramos, que no tiene nada que ver con las asesorías brindadas por las dos firmas domiciliadas en Miami. Aún no se demuestra lo contrario, pero las dudas ante su versión y sobre si él se benefició económicamente, aún siguen irresueltas.
 
¿Kuczynski no sabía nada de los negocios de su empresa? ¿No recibió los beneficios de las gestiones de Sepúlveda? Ello, lógicamente, no se sabrá en una semana. Por lo pronto, se conoce de un depósito de US$ 380 mil que Kuczynski recibió de Westfield en diciembre del 2007, cuando ya no era funcionario público. Pero si fue un dinero derivado de los servicios brindados cuando era ministro, se sabrá con una investigación a profundidad. Hay varias pistas en el camino, solo es cuestión de seguirlas, pero diligentemente.