Narcotráfico en Perú: imágenes exclusivas de la captura del ‘Cocinero del Vraem’

Alí Cueva Rojas sabía extraer la cocaína. La pureza de la droga que elaboraba era de tal calidad que abastecía a cuatro grandes organizaciones

En la emboscada, la camioneta policial donde Iba Alí Cueva, fue interceptada a balazos

A balazos y en medio de la espesura de la selva, los narcotraficantes querían rescatar a Alí Cueva Rojas, alias el ‘Cocinero del Vraem’, quien, hasta hace una semana, se encargaba de preparar el clorhidrato de cocaína de la más alta pureza del país. De sus manos, han salido varias toneladas de droga, pero este hombre de semblante inofensivo, empezó su carrera en la mafia, siendo un humilde profesor de química.

LEE MÁS | Devida: Objetivo para el Bicentenario es reducir en 50% el espacio cocalero

Ali Cueva era uno de los pocos profesores de química en la zona de Tingo Maria y el Alto Huallaga. No ha querido decir si aprendió el oficio para ejercerlo en aulas o como plus para servir al narcotráfico. Lo cierto es que ingresó al mundo de la drogas siendo una “mula”, un burrier que sacaba droga del Vraem en mochila y hasta ingiriéndola en capsulas.

En octubre del 2002, fue capturado en el Aeropuerto Jorge Chávez, cuando pretendía salir del país. Quería llegar lejos, pero terminó en prisión. A los pocos años y con argucias legales quedó en libertad, pero volvió al Huallaga y también a la actividad criminal.

Desde aquel tiempo, los agentes de Dirandro lo tenían marcado. Entonces Alí Cueva se camufló en la selva y trabajó para varias organizaciones. Procesaba la hoja de coca y la maceraba con insumos químicos para convertirla en pasta básica de cocaína, en pasta básica lavada y hasta en clorhidrato de cocaína de alta pureza. Técnicas de procesamiento que perfeccionó con contactos en el extranjero.  

Alí Cueva paso de ser un peón de la droga al principal químico de la mafia. Su centro de operaciones estaba en la zona de Llochegua y Santa Rosa en Huanta - Ayacucho. En estos laboratorios ponía en marcha su fórmula novedosa, que resultaba más rendidora.

Según fuentes de inteligencia, este hombre producía entre 500 y 600 kilos semanales de droga. Llegaba a cobrar, según la calidad y tipo de estupefaciente, entre 10 y 50 dólares por kilos. Es decir, unos 6 mil a 10 mil dólares por semana. Sin contar, que era un químico muy pedido en la zona y sin contrato de exclusividad: este cocinero producía hasta para cuatro de las más grandes organizaciones en el Vraem.  

LEE MÁS | Alcalde de Tocache y 13 personas fueron detenidos por financiar al terrorismo

En la emboscada, la camioneta policial donde Iba Alí Cueva, fue interceptada a balazos. El químico resultó herido, junto a otros policías. En medio de la difícil geografía, los agentes repelieron el ataque con balas, que no costaron vidas, al menos de este lado.