Madre dispuso congelar el cuerpo de su hija para saber la verdad sobre su muerte

La Policía determinó que se trató de un suicidio pero Elizabeth no le cree

Video: Cuarto Poder

El pasado 28 de octubre del 2013, Nicole Wileman apareció muerta a las 02:30 am. en el frontis del Hotel Pardo Thunderbird de Miraflores donde se alojaba. 

[LEE: Fiscal Barreto confirmó que ofrecieron 200 mil dólares para atentar contra su vida]

La Policía determinó que Nicole se había lanzado desde la ventana de la habitación que ocupaba en el piso nueve. 

[LEE: Mauricio Diez Canseco implicado en millonario delito de defraudación tributaria]

Sin embargo, su madre Elizabeth Heresi no creyó en la versión de las autoridades y a pesar de exigir una nueva necropsia, la Fiscalía archivó el caso a los pocos meses. 

Es por ello que Elizabeth tomó una radical decisión, refrigerar el cadáver de su hija y la mantiene a 0 grados en el Laboratorio Tanatológico del Callao desde el 29 de octubre del 2013. 

“Yo trato de pensar que ella no está aquí yo bloqueo eso, sino me volvería loca (…) y no podría avanzar con mi pelea judicial la verdad va a salir a la luz”, dijo Elizabeth a Cuarto Poder.   

Decidió congelar su cuerpo todavía caliente para que se hicieran todos los exámenes una y mil veces. Ademas consideró que refrigerarla era una forma menos invasiva y dolorosa que enterrarla y luego exhumarla.  

Nicole se crio entre EE.UU. y Perú. Su padre, un exitoso abogado norteamericano y su madre, de una familia limeña adinerada, así que su infancia pasó sin mayores problemas salvo por el divorcio de sus padres. 

Ella estudió coaching, asesoría legal y muy pronto empezó a trabajar como modelo. En la adolescencia empezó a tener algunos problemas de comportamiento a los que su madre les resta  importancia. 

Uno de sus viajes a Lima conoció al que sería su esposo Javier Aspauza, pronto quedó embarazada y tuvo un hijo. A las tres semanas de dar a luz, su hermano miles de 19 años murió en la Marina Norteamericana. 

Con su hijo de meses, su matrimonio comenzó a hacer aguas. Incluso llegó a denunciar a su esposo por violencia doméstica pero luego no siguió con los trámites de la demanda y concilió un régimen de visitas. 

Finalmente, Nicole dejó a su hijo en Perú con su padre y se fue a vivir a EE.UU. Cada cierto tiempo su todavía esposo le pagaba el pasaje  a Lima y ella venía a verlos. Su último viaje coincidió con el segundo cumpleaños de su hijo, llevaba aquí menos de una semana y el 28 de octubre del 2013 apareció muerta. 

Esa misma noche hasta la 1y40 de la madrugada estuvo comunicándose por Internet con su madre a la que no veía en persona hacía un año. Media hora después estaba muerta. Nicole también habló poco antes de fallecer con su esposo, según nos cuenta él mismo. 

Su madre exige una pericia de precipitación para determinar si la parábola de caída del cuerpo corresponde con la ubicación del cadáver esa noche, que se visualicen las cámaras de seguridad del hotel, que se levante el secreto de las comunicaciones de las llamadas que hizo Nicole desde su cuarto 

Además que se vuelva a investigar a las personas que estuvieron en contacto con ella. En la habitación se encontraron fuertes somníferos en vasos rotos pero Nicole no tenía estas sustancias en la sangre. 

Asimismo ella denunció una violación en el hotel por parte de uno de los trabajadores, días antes de aparecer muerta, también se supo que tuvo relaciones con otro hombre durante su estadía aquí y su esposo tenía una tarjeta de ingreso a su habitación. 

Es porto todo ello que Elizabeth exige una nueva investigación. Luego de una ardua lucha judicial, logró su primer objetivo. La nueva necropsia está programada para este viernes.