Contraloría: auditor Walter Grados denuncia reglaje dentro de la institución

Acusa al exmarino José Armando Sava de seguimiento 

José Armando Sava Melo es acusado por Grados de reglaje. Foto: captura de TV

El hombre al que Cuarto Poder encuentra en la puerta de su casa, en San Juan de Lurigancho, es un suboficial retirado de la Marina de Guerra del Perú que ha sido señalado por Walter Grados Aliaga, el auditor que dio inicio a la caída del ahora excontralor Edgar Alarcón Tejada, como el agente de inteligencia que la Contraloría contrató para hacerle “reglaje”. 

De acuerdo con el auditor Walter Grados, en agosto del 2016, después de denunciar al contralor Edgar Alarcón ante el Congreso de la República, recibió dos llamadas telefónicas con amenazas y una advertencia: que los servicios de un marino en retiro habían sido requeridos para espiar sus movimientos. Entonces, denunció esta potencial amenaza ante la Fiscalía, donde se abrió una investigación, y escribió de nuevo al Congreso, en donde como se sabe, no le hicieron caso. 

Ahora, con mayor evidencia en manos, el auditor Grados va a referirse a este hecho, que debería ser investigado a profundidad debido a su gravedad. Y por primera vez en televisión, el presunto agente, quien registra visitas a la Contraloría, y hasta al propio Edgar Alarcón, dará la cara para responder las acusaciones en su contra.

[LEE: Edgar Alarcón: "Me voy a dedicar a limpiar mi imagen"] 

Esta semana Cuarto Poder volvió a entrevistar a Walter Grados porque la Contraloría le ha abierto un proceso disciplinario por haber denunciado a Edgar Alarcón. Las autoridades del órgano de control le notificaron la medida el lunes 3 de julio, luego de conocerse la destitución del contralor. Tras considerar la decisión como una “represalia”, el auditor comenzó a ordenar las piezas que en su momento le hicieron temer por su vida. 

 “La denuncia al señor contralor ante el Congreso fue en agosto del año pasado, las amenazas vienen en setiembre, 21 y 22 de setiembre, al mes siguiente. Posteriormente llega una amenaza a mi teléfono fijo, donde me dicen “cuídate, que te están siguiendo en carros y en motos, a tus tres carros están siguiendo, cuídate, hasta cuando entres a un restaurante”, contó Walter Grados.

Grados ubica los primeros momentos de tensión en los días 21 y 22 de setiembre del 2016. El mismo 22 lo llama por teléfono un trabajador de la Gerencia de Seguridad de la Contraloría, llamado Isaías Alegría Ríos, con quien se reúne el día siguiente, 23, en la sede de la Contraloría. Grados, según refiere, por seguridad y por temor, graba esa conversación, cuyo registro ha entregado a este programa. Por su parte, el funcionario Alegría elabora este informe simple, donde recomienda a Grados solicitar garantías y adoptar medidas como el cambio de rutina. 

“Pero también me informan ‘Walter, están contratando a un señor Sava para que te haga seguimiento’. ¿Sava? ¿Y quién es Sava?. Y me dicen: ‘Es el señor Sava Melo’. Comencé a googlear, a buscar información de quién es él, y me di cuenta que este señor ya había trabajado en la Contraloría en años anteriores, y también había trabajado en el Gobierno Regional del Callao y otras instituciones. En la información que yo empiezo a acopiar, él era un naval, un exmiembro de la Marina”, explicó.

[LEE: Contraloría General: Relación laboral con Edgar Alarcón ha concluido]

Ante la insistencia de Grados, un empleado de la Contraloría cuya identidad no quiere revelar, le remite un correo electrónico con la ficha de Reniec del supuesto espía. Allí se entera de su nombre completo. 

El archivo adjunto que le envían es, en efecto, la ficha de Reniec de José Armando Sava Melo, de 51 años, el presunto espía en cuyas manos estaba el “reglaje” denunciado por Grados. El Sava de carne y hueso, cuyo nombre ha aparecido anteriormente asociado a supuestas redes vinculadas a las autoridades del Callao y a otros exmarinos, responde esas acusaciones. 

El marino busca desacreditar las afirmaciones de Grados porque el equipo policial de la Dirincri que investigó las amenazas advertidas por el auditor concluyó en marzo pasado que no hay elementos que corroboren su denuncia. Sava, como si nos hubiera estado esperando,  nos mostró este documento el viernes en su domicilio.

“No existen indicios reveladores de que el denunciante Walter Grados haya sido víctima de la presunta comisión contra la tranquilidad pública, paz pública, marcaje o reglaje”, de parte suya. Eso es falso, pues, ahí está, es la policía. Si usted lo va a ver en el expediente, en esta interrogación está un fiscal, el fiscal ha recibido la manifestación mía. Entonces, el señor Grados, otra vez miente”, indicó José Armando Sava Melo, leyendo la conclusión del documento. 

[LEE: Zavala: "No vamos a enviar una terna, solo a un candidato para contralor"]

Ese mismo documento nos fue remitido por la Contraloría ayer sábado en respuesta a nuestras preguntas sobre el tema. Abonaría, es cierto, a la posición de Sava, y jugaría en contra de Grados. Pero allí no acaba el asunto. Nosotros encontramos que los días 21 y 23 de setiembre del 2016, es decir, los días en que el auditor asegura que recibió las llamadas amenazantes y fue alertado de su presunto perseguidor, José Armando Sava Melo visitó efectivamente la Contraloría General de la República. 

Según lo que consignan reportes oficiales de visitas a ese organismo, el 21 de setiembre, entre las 8:57 y 9:54 de la mañana, visitó a la funcionaria Paola Margarita Román Miguel, de la Gerencia Central de Administración; y el día 23, entre las 11:21 y 11:37 de la mañana, al funcionario Miguel Ángel Quiroz Morales, gerente del Departamento de Seguridad de la Contraloría. Tres días después, el 26 de setiembre, entre las 9:46 y 9:53 de la mañana, hay una segunda al mismo gerente de Seguridad. Son visitas muy rápidas y puntuales. ¿Para qué? ¿Es solo una infeliz coincidencia para Sava, o la confirmación de lo que sostiene Grados? Preste atención a la negativa de Sava. 


Sava: Señor, como le vuelvo a recalcar, yo no tengo ningún ingreso a la Contraloría. Yo voy porque soy un huarochirano que tengo mis amigos y hago taxi, tengo mi tarjeta de Setame y Setaca, estoy registrado en la Municipalidad de Lima. Tanto es así que a esas personas yo les llevo membrillos y paltas para ellos, y ellos son mis amigos. 

Reportero: Pero sí ha ingresado, entonces, a la Contraloría. 

Sava: No he ingresado, señor. 

Reportero: Pero está en la relación de visitas, la relación oficial, que está en la página web, allí está su nombre. 

Sava: Señor, mire, usted está equivocando algo. Cuando uno llega a la Contraloría te pasan al escáner, ¿correcto? Una cosa es que te pasen el escáner y otra es que tú pases la puerta de vidrio, eso es ingresar, yo en ningún momento he ingresado, señor. 


De inmediato, señala lo siguiente: 

Yo he ido un montón de veces a la Contraloría porque tengo mis clientes en la Contraloría, y no me pueden decir que no puedo ir porque es una institución que es del Estado y todos podemos ir, como puedo ir al Ministerio de Trabajo. A su canal sí que no puedo ir porque es una institución privada. Ahí sí no puedo entrar.  

¿Qué ha respondido la Contraloría sobre estas visitas? Otra distinta versión: que Sava Melo sí se reunió con el gerente de Seguridad, Miguel Quiroz, para solicitarle, según indica, trabajar en la institución y por eso le dejó su currículo. La Contraloría hace la precisión de que el funcionario no conocía al marino en retiro y que nunca llegaron a contratarlo. 

Esas no son las únicas visitas que arroja el registro oficial de la Contraloría de la República. Hay una más que llama particularmente la atención, y la del martes 30 de mayo de este año, dos días después de la emisión en Cuarto Poder del reportaje donde el auditor Grados puso en aprietos al contralor Alarcón.

[LEE: Rafael Rey figura entre los voceados para asumir la Contraloría]

Según el reporte, Sava ingresó a las 11:16 de la mañana y se retiró doce minutos después. El motivo: “entrega de documentos”. ¿A quién? ¿Quién fue el visitado? Fue, indica el registro, el propio contralor Edgar Alarcón Tejada. Esto fue lo primero que dijo Sava. 
Sava: Yo no conozco al señor Alarcón, personalmente no lo conozco. Lo conozco por la prensa, y lo conozco cuando trabajé en la Contraloría, cuando él era gerente de Finanzas. 

Luego, hizo esta afirmación: 

"Una muy buena persona que me ayudó en muchos problemas que había porque él ayudaba, porque era el presidente del Cafae, y ayudaba a muchos trabajadores” 

Sobre el punto específico de la visita del 30 de mayo pasado, Sava niega el hecho, y desconoce el contenido del registro de visitas. 


Sava: Eso es falso, señor, totalmente falso. 

Reportero: Pero eso lo dice el registro de visitas. 

Sava: Señor, en el registro de visitas, si a mí me dieran una copia, yo le mostraría a usted una copia, ellos se quedan con todo. Si es que usted dice, porque yo he trabajado como coordinador de Seguridad, sé lo que hacen con la papeleta, debe estar archivada. Muéstreme la papeleta y seguramente ahí estará diciendo eso. Pero yo jamás he ido a buscarlo. 

Reportero: Permítame mostrársela, por favor. A este registro me refiero, el visitado el 30 de mayo es el señor contralor Edgar Alarcón.

Sava: No, yo en ningún momento, como yo le digo
Reportero: Y usted es el visitante. 

Sava: Como yo le digo, yo he ido porque hago taxi a muchos trabajadores de la Contraloría. 

Reportero: No lo decimos nosotros, sino lo dice el registro. 

Sava: Bueno, el registro lo dice. Si le cree al registro, entonces, ¿para qué me entrevista, si usted no me va a creer lo que yo le estoy diciendo? 

Reportero:No, en base al registro es que le estoy haciendo la pregunta. 

Sava: Bueno, yo le estoy diciendo que al señor contralor lo conozco cuando fue gerente de Finanzas, en persona. Después, nunca más lo he visto. 

Reportero: ¿Cómo podríamos explicar que la propia Contraloría tenga este registro? 

Sava: Bueno, tendrían que preguntarle a ellos porque yo soy una persona que, ustedes están viendo mi realidad. ¿Y para qué iría yo? 


Le preguntamos a la Contraloría por esta visita específica y su respuesta fue: “No existe registro de visita que el señor Edgar Alarcón haya atendido al señor Sava Melo ese día”. Nosotros solo volvemos a mostrar el documento que indica lo contrario. 

“La lectura es como quien dice ‘voy a darle cuenta’, ¿no? Esa es ya mi lectura. Mire el vínculo que hay entre señor, que calzan las fechas con la llamada telefónica incriminatoria hacia mi persona, y después se reúne con el mismo señor Alarcón cuando ostentaba el cargo de contralor. Así que, que no me venga a decir la gerente de Recursos Humanos que lo que yo denunciaba es contradictorio”, dice Grados.

[LEE: Piden que Contraloría inicie proceso administrativo contra Edgar Alarcón]

Sava no es un desconocido para la Contraloría. Hasta el año 2008 laboró allí como supervisor de Seguridad, antes de irse a trabajar al Gobierno Regional del Callao. En este caso hay más de una coincidencia y todo lo presentado esta noche debería ser investigado conscientemente por las nuevas autoridades de la Contraloría, si es que se quiere esclarecer la denuncia del auditor Grados y el supuesto rol de este marino en retiro.

Lo que ha hecho por lo pronto el órgano de control es abrirle proceso al auditor por haber violado la reserva de su investigación y ventilado públicamente sus pesquisas al contralor Edgar Alarcón. Y lo ha mandado a su casa por cinco días. ¿Expulsión a la vista? ¿Al auditor que abrió esta caja de pandora? Ya nada de lo que ocurra en esta institución sorprendería.