• 13:25

Salvador le pide matrimonio a Catalina

Salvador y Catalina están decididos a casarse

Salvador le comenta a Catalina que tiene un día de descanso y planea junto a ella irse de viaje fuera de Lima, pasar un día romántico, solo ellos. Luego él le dice que antes de pasar un momento romántico tendrían que casarse y su enamorada le responde que todavía no es el momento ya que cree que son un poco jóvenes para dar ese gran paso, a su respuesta repentina, esto le genera una duda al pobre wachimán de los sentimientos que Catalina pueda tener hacia él.

Ella le responde: que por tantas cosas que han pasado como es posible que dude de su amor. Catalina cree que no deberían tomarse las cosas muy apresuradas, por lo que él le da la razón agregando que debería ser algo preparado…en eso le pide a ella que se sienta y le propone matrimonio, aunque a él le hubiese gustado pedirle en una cena romántica, con velas y música; él se deja llevar por sus sentimientos hacia “blanquita” y su deseo de cuidarla, tener hijos con ella, ser profesional, darle de todo, el querer despertarse todos los días a su lado mirando su rostro.

[VIDEO]: Salvador le dice a Catalina que la ama

Salvador le mira a los ojos jurando que nadie va a separarlos jamás. A la pedida de mano ella responde con un sí, abrazándolo emotivamente y mencionando repetidamente “te amo”.

[VIDEO]: Salvador trata de impedir que se vaya Catalina a Argentina

A pesar de las dificultades que tuvieron, con la aparición de su ex pareja de Salvador, con la oposición de su relación por parte de los padres ella…ellos supieron salir adelante y esta vez están decididos a casarse.

Notas relacionadas

COMENTA

Sinopsis

MI AMOR EL WACHIMAN

MI AMOR EL WACHIMAN

Esta historia se inicia el 15 de agosto del 2007 en Pisco, Perú. El terremoto de 7.9 grados obliga al protagonista de esta historia, SALVADOR, migrar a Lima con su madre PILAR y su hermana BELÉN para intentar buscar un futuro mejor. Y también, escapar del dolor sufrido por enterrar a su padre ALCIDES y su novia con quien pensaba casarse, SANDRA.

CAPÍTULOS ANTERIORES »