• 12:57

Pedro se encuentra con Graciela de sorpresa

Este lunes a las 3:30 P.M

Avance de Lo que la vida me robo

Vídeo: Pedro se encuentra con Graciela de sorpresa | América Televisión

Avance de Lo que la vida me robo

Adolfo le dice a Ezequiel que le deja el negocio, pues abandonará Agua Azul pero quiere proponerle una tregua. Montserrat comienza a quejarse de dolor ya que está por nacer el bebé. Pedro se presenta ante la sorpresa de Graciela y le dice que supo que regresó de su viaje y quiso saludarla personalmente. Fabiola llega a la capilla en donde Graciela está rezando y le dice que si no le va a dar un beso y un abrazo, cuando ésta voltea, le dice que sabía que sería puesta en libertad. Fabiola le dice que ya no cree en sus mentiras, mientras le apunta con una pistola.

Notas relacionadas

COMENTA

Sinopsis

LO QUE LA VIDA ME ROBó

LO QUE LA VIDA ME ROBó

L-V 3:00 pm.

Esta historia se desarrolla en Aguazul, un pueblo pintoresco donde vive Montserrat, una joven bonita y de buena posición social, que le hace idealizar tener una vida color de rosa. Montserrat constantemente se deja manipular por su madre, Graciela Giacinti, a quien lo único que le importan son las apariencias sociales y, por ello no está dispuesta, por ningún motivo, a perder su estatus social; a pesar de que su esposo, Lauro Mendoza, un Almirante retirado, lo ha perdido todo. Montserrat se ha convertido en la solución a los problemas socio-económicos de su familia, pues su madre le ha elegido al esposo ideal, Sebastián de Icaza, hijo de una de las familias más influyentes de Aguazul; sin embargo ella no está dispuesta a casarse con un hombre impuesto por conveniencia, aún menos cuando en realidad ella está enamorada de otro, José Luis, un cabo de la marina. Sus padres desconocen este romance y eso le agobia a Montserrat. José Luis, por su parte, siente que su noviazgo con Montserrat no va a ningún lado, ya que en el fondo, sabe que la familia Mendoza nunca lo va a aceptar, por no tener un futuro prometedor que compartir con Montserrat.

CAPÍTULOS ANTERIORES »