Dr Vet compartió hermoso sueño junto a su fiel amigo, Mac

Dr Vet Pancho Cavero compartió un tierno post dedicado a Mac, un perrito que lo acompañó cuando era niño.

Cuando uno sufre la terrible pérdida de su fiel mascota siente un dolor tan hondo que muchas veces no lo superas, e incluso ya no deseas volver a tener una en tu vida.  Dr Vet, Pancho Cavero, escribió un post, en sus redes sociales, dedicado a su amigo de cuatro patas, Mac, que partió hace muchos años a la eternidad y estas son sus palabras.

"Gracias Mac, mi fiel amigo"

Hace ya muchos años cuando yo era niño, me contaron que Dios creó a los ángeles y les dio diferentes formas, a unos los hizo animales para que viviesen por la selva, a otros los hizo para que vivan en el mar, y a otros para que estuviesen a nuestro lado, y así muchos y muchos ángeles.

Ayer tuve un sueño increíble. Estaba en un paraíso, lleno de flores y mariposas de todos los colores, donde vi a unos perritos corriendo y saltando, riendo, ladrando y jugueteando muy felices. Allí todo era positivo, ellos sólo sabían dar amor, tomaban agua de manantiales iluminados por un sol incandescente. Primero reconocí a Dalila, luego a Alfi, de ahí a Rita, también estaban Oso, Naomi, Muñeca, Simba, Nicolle y el primero de la fila , era mi gran amigo Mac , era uno de ellos, saltaba, reía, y vi que venía hacia mí, con esos ojos inconfundibles. Empezó a correr y correr, se abalanzó sobre mí, lametones y más lametones y vi que eran sus ojos, su hocico negro y fuego, y sus patitas negras, y esos ojos me decían “ahora soy completamente feliz, estamos de nuevo juntos”. Espera, le dije, traigo a otro amigo, no quiso dejarme partir solo, se vino conmigo, es alguien a quien tú conoces. Y Simba apareció a mi lado jugando y saltando, riendo y ladrando, y así todos se fueron acercando uno a uno, fui muy feliz al lado de todos mis compañeros perrunos de toda mi vida.

Desperté y fui a lado de mis actuales fieles amigos, Vaco y Kawa, miré al cielo, y las estrellas brillaban como nunca las había observado antes, que mejor compañía podía pedir para mirarlas y soñar con ellas, mis amigos peludos estaban a mi lado y me pareció ver unos ojos que me miraban desde ese cielo llenos de alegría y travesuras.
¡Hola Mac! -dije ¡gracias!
Y Vaco posando su mirada también en “esos ojos” en el universo, ladró.
-¿Vaco, lo viste? -, le pregunté, ladró de nuevo, se echó a mi lado y se durmió.
Vi que sus ojos me miraban y me decían algo: y entendí el mensaje “nosotros, nunca te abandonaremos y cuando partamos, lo haremos juntos, mi querido amigo”. 

Fue un sueño muy loco y muy real, que vale la pena compartirlo.

“Si los animales no van al cielo, cuando llegue el momento de partir, solo quisiera ir a donde ellos están, es un sitio increíble, lleno de buena vibra y alegría, estoy seguro“.

                                                                                   Pancho Cavero

Etiquetas: dr vetpancho cavero

COMENTA