Sevilla igualó 3-3 ante Liverpool en un partidazo por la Champions

Los españoles perdían 3-0 y lograron empatar el juego en el segundo tiempo

Foto: EFE
Foto: EFE

Sevilla empató 3-3 frente al Liverpool en un choque que perdía 0-3 hasta los primeros 45, pero en la segunda fue todo lo contrario y los españoles se lo creyeron, con lo que ahora los dos equipos dejan los deberes de pasar a los octavos para la última jornada.

En el campo solo había el color de los 'Reds' ante un rival que perdía el balón con facilidad y dio lugar a mortíferas contras con las que ya a la media hora de juego dejaban el marcador en un contundente 0-3.

El segundo tanto, a la salida de un córner, fue un calco del primero, otro gran despiste defensivo sevillista que en esta ocasión lo culminó Mané, y el tercero el segundo de Firmino a placer tras otro contragolpe.

Vio el Liverpool que podía hacer más sangre ante un rival que no sabía si defender el 0-3 para que no le hicieran otro o irse al ataque sin fe con el peligro de que le cogieran en otra contra, pero lo que sí pedía a gritos era el descanso.

En la segunda parte, Berizzo sacó de inicio a Franco Vázquez por Steven Nzonzi para intentar que su equipo tuviera más creación y no solo posesión y Ben Yedder, en un buen remate de cabeza, marcó pronto, a los seis de la reanudación.

El conjunto español fue otro por momentos, lo mismo que el inglés, que pasó por sus primera fatigas, hasta el punto de que Ben Yedder marcó un penal (2-3).

Solo se había jugado un cuarto de hora y los locales se habían metido de lleno en el partido y además también el miedo en el cuerpo a sus rivales, lo que obligó a Klopp a mover el banquillo para hacer reaccionar a los suyos.

Así se entró en el último cuarto de hora, con la formación visitante que logró eludir el temporal y que buscó una nueva contra para matar el partido definitivamente, pero no lo hizo y el argentino Guido Pizarro logró el empate en la prolongación ante el delirio del Sánchez Pizjuán.

Comenta