Chapecoense: en Medellín crearon bar temático en homenaje a club brasileño

Una pareja de colombianos amantes del fútbol hizo este café-bar

Una pequeña réplica del avión de Lamia, un cóctel verde y un mural con la imagen de los jugadores que perecieron en la tragedia aérea sobresalen en un bar abierto en Medellín y que recuerda al club Chapecoense en la ciudad a la que volaban para jugar la final de la Copa Sudamericana.

Juan David Pemberty y Verónica Peña, dos colombianos amantes del fútbol e hinchas de Atlético Nacional, abrieron hace doce días "Chapecoense, café-bar", un espacio que rinde tributo al equipo que por el accidente aéreo del 28 de noviembre en los alrededores del aeropuerto de Rionegro no pudo llegar a disputar la final de la Copa Sudamericana.

"Decidimos hacer este bar en honor a los jugadores. Hay mucha gente que le encanta y que le parece un excelente homenaje a ese equipo que se quedó en el corazón", contó a Efe Verónica.

En los planes de esta pareja de esposos nacidos en Medellín estaba la apertura de un bar futbolero a pocos días de la final de la Sudamericana, pero ese proyecto fue suspendido por la tragedia que dejó 71 víctimas mortales y seis sobrevivientes.

Frente al televisor y tras conocer el desenlace fatal del vuelo Lamia 2933, Juan David tomó la decisión de honrar al equipo de Chapecó bautizando con su nombre un bar a pocos metros del estadio Atanasio Girardot, donde debía jugarse el partido de ida de la final entre Nacional y Chapecoense el 30 de noviembre y donde se hermanaron Colombia y Brasil.

De entrada, impacta el mural con imágenes en blanco y negro del técnico Caio Júnior y los 19 jugadores que perdieron la vida en el accidente. Junto a ellos y un escudo iluminado del club, en color y como símbolo del milagro, aparecen las fotos de Helio Neto, Alan Ruschel y Jackson Follmann, los futbolistas que sobrevivieron al accidente.

Sin embargo, el establecimiento no cuenta con licencia del club ni la autorización de las familias de los fallecidos. Hasta el momento no han tenido contacto con nadie del entorno del Chapecoense.

Estos colombianos tardaron dos meses haciendo el montaje del café-bar, que además incluye llaveros de recuerdo para los clientes, una réplica del trofeo de la Sudamericana, portavasos, servilletas alusivos al club y la pequeña réplica del avión, hecha en fibra de vidrio.

Además, tienen una barra con las fotografías que se tomaron los futbolistas junto a la mascota "Indiozinho" antes del juego con San Lorenzo en las semifinales de la Sudamericana. Junto a los jugadores está el mensaje "Campeón de la Copa Sudamericana 2016 y de nuestros corazones". EFE