Champions League: ¿cuánto cuesta equiparse para la final en Milán?

Aquí una guía práctica de los productos oficiales del partido más esperado

Foto: Luis Miranda

Por Luis Miranda (@mirandavluis)

Desde Milán

Además de los pasajes de avión, el hospedaje y, sobre todo, los siempre complicados de conseguir boletos para el encuentro, una final de Champions League implica otros gastos casi necesarios una vez que uno, aún sin creérselo, ya pertenece al equipo titular de este espectáculo: el vestirse de un verdadero hincha con la equipación de la competición.

La Plaza del Duomo es el epicentro del Festival de la Champions, y es aquí donde el paso y la vista se detienen, entre otros muchos atractivos, por la tienda oficial de la Final de la Champions League, parada obligatoria para cualquier aficionado. Pero, ¿qué tan arriesgada puede resultar esta aventura para nuestro presupuesto?

Desde llaveros de la ‘Orejona’ hasta abrigos representativos a la final, un día puede quedar corto y la cuenta muy grande. Por lo que aquí proponemos un kit que no alterará en exceso su bolsillo y que, sobre todo, no lo hará desentonar.

Camisetas. Las hay entre los 30 y 40 euros, siempre dependiendo del diseño o los colores. Pero encontrarás tanto la conmemorativa a la propia final, como alguna alusiva al Real Madrid o Atlético de Madrid.

Bufandas. La clásica, con los nombres y colores de los equipos finalistas, a 20 euros. Aunque desde luego, también se lucen las de cada escuadra.

Balones. Dado que se trata de un diseño exclusivo, y pensando siempre en los más pequeños de la casa, se encuentran los mini balones, réplicas exactas del esférico con el que se disputará el partido, desde 15 euros.

Otras alternativas. Para lucirlos en cualquier momento y lugar, se puede optar por los llaveros, tasas, lapiceros, u otros accesorios más económicos, entre los 3 y 10 euros.

Con esto, ya se está preparado para disfrutar como se merece y exige una competición de este nivel; además, llevarse a casa recuerdos que le permitirán revivir momentos únicos, aunque los mejores siempre permanecerán en nuestra memoria.

 

Comenta