La Copa América en la que Perú sorprendió y eliminó a Argentina

La Copa América en la que Perú sorprendió y eliminó a Argentina
  • Deportes
  • »
  • »

Ocurrió en 1997, en el torneo realizado en Bolivia.

Foto:Epensa

Al repasar las últimas grandes presentaciones de la selección peruana en la Copa América, sin dudas, lo hecho por la blanquirroja en 1997 se encuentra entre sus actuaciones más destacadas, donde llegó a semifinales tras eliminar a Argentina.

Por aquel entonces, Perú disputaba palmo a palmo con Chile la clasificación al Mundial Francia 1998, por lo que el técnico Juan Carlos Oblitas decidió enviar un equipo alterno a dicho torneo.

No había mayores expectativas con ese elenco, donde el único titular habitual que viajó con la delegación fue Roberto Palacios. 

Pero para sorpresa de todos, Perú pasó a la siguiente fase tras ubicarse en el segundo lugar del Grupo B, por detrás del anfitrión Bolivia, luego de vencer a Uruguay (1-0) y Venezuela (2-0), y caer ante los altiplánicos (2-0)

Ya en cuartos de final, el equipo que fue dirigido por Freddy Ternero, asistente de Oblitas, se topó con Argentina, a quien venció por un claro 2 a 1.

Eddy 'El Diablo' Carazas y Martín Hidalgo fueron los autores de los tantos de la bicolor. Miguel Miranda, incluso, se dio el lujo de atajarle un penal a Marcelo Gallardo, quien marcó el descuento albiceleste por la misma vía.

En semifinales fue otra la historia. Brasil goleó a Perú con un contundente 7 a 0. Aquella 'verde-amarela' se proclamó campeón del torneo tras vencer a Bolivia en la final por 3-1.

La selección nacional disputó el tercer puesto frente México, pero los 'aztecas' ganaron por la mínima diferencia.

Si bien Perú no pudo estar en el podio, su gran campaña fue reconocida tanto a nivel local como internacional, más aún tomando en cuenta, como se apuntó, que no llevó a sus principales figuras al certamen.

La blanquirroja formó en esa oportunidad ante Argentina con este once: Miranda; Reyna, Rebosio, Dulanto, Hidalgo; Torres, Muñoz, Carazas, Palacios; Cominges y Waldir Sáenz.

Deja un comentario